Archivo para 1 febrero 2011

Perder la pluralidad en la enseñanza

Para leer el artículo, publicado en ABC de Sevilla, pincha aquí.

Miguel Ángel García Mercado,

Catedrático de Enseñanzas Medias. Doctor en Filosofía
Día 31/01/2011 – 23.04h
Pertenezco a la enseñanza pública por oposición desde hace más de veinte años. Es el sitio donde decidí libremente trabajar y donde considero que está mi lugar específico de servicio a la sociedad, pero —por diversas cuestiones— trabajé durante cuatro años en la enseñanza diferenciada. Eso me da una singular óptica para juzgar uno u otro modelo de enseñanza.
Como sabrán, el Gobierno ha presentado un proyecto de ley para retirar la subvención a estos centros por considerarlos discriminatorios contra la igualdad. Esa propuesta, que se hará ley en los próximos meses, no tiene verdadero sentido, ni desde el punto de vista pedagógico, ni desde el punto de vista ético.
La enseñanza diferenciada parte de un modelo educativo distinto del de la enseñanza compartida, no sólo igualmente viable sino —posiblemente— mucho más cercano a la realidad: las diferencias de desarrollo madurativo, psicológico e intelectual entre niños y niñas, singularmente en la etapa de la adolescencia (12-16 años). No hay ningún estudioso serio que niegue esas diferencias salvo por motivos ideológicos. Esta es la razón de que estos centros presenten mejores resultados académicos que los centros no diferenciados en esas edades.
Se acusa a estos centros de discriminación, pero ésta sólo existe cuando se impide el acceso a una persona a estos proyectos de escuela (para los que la diferenciación —insisto— es la base de su modelo educativo) sin que exista una alternativa similar. Pero eso no ocurre, ya que la mayoría de estos centros tienen un paralelo en la misma ciudad para alumnos del otro sexo. De hecho, cuando esta oferta no se da es porque sólo hay colegio femenino. Es difícil de comprender que ahora, cuando el pensamiento feminista más avanzado aboga por la unidad en la diferencia, se siga insistiendo en conceptos educativos superados en Inglaterra, Alemania o Estados Unidos.
Tenemos que darnos cuenta de que es tan absurdo pedir plaza en un centro diferenciado (donde la formación integral gira en torno a la situación concreta de maduración de cada persona) para alguien que no es de ese sexo (y por tanto tiene otros niveles madurativos y comprensivos de desarrollo) como pedir plaza en un centro bilingüe y sentirse discriminado porque uno no sabe ni una palabra del idioma foráneo en el que se dan las clases. Pretender que los centros bilingües sean idénticos a los demás es acabar con aquel factor diferencial que aportan. Lo mismo ocurre con la enseñanza diferenciada.
Algún lector pensará que estos centros son elitistas, pero los centros de enseñanza diferenciada que tienen concierto educativo no son de ese tipo. A los datos me remito: los tres que conozco en Sevilla son el colegio Ribamar, situado en los aledaños de la Catedral, y que acoge a alumnas de todo tipo, preferentemente de clases medias-bajas; el colegio Altair, radicado en la Barriada de su Eminencia, punto de mejora social y cultural de este barrio desde hace muchos años, como las autoridades políticas de diverso signo han reconocido, y el colegio de las Hermanas de Sor Ángela de la Cruz (ahora va a resultar que las hermanitas que cuidan de ancianos y pobres son elitistas y discriminatorias). Si hasta ahora la Consejería no ha acabado con el concierto de este modelo de enseñanza en Andalucía ha sido por dos motivos: por la decisión manifiestamente en contra del Tribunal Supremo y por el apoyo unánime y decidido de los padres y madres de alumnos y alumnas de estos centros. Al quitarles el concierto, es cuando los van a convertir en elitistas.
¿Qué está en juego detrás de esta decisión de conseguir por la fuerza del poder lo que no se consigue (¡cuidado!) en las cortes de justicia? La pérdida del derecho de los padres a elegir el proyecto educativo que quieran para sus hijos, la eliminación de proyectos distintos que enriquecen nuestro nivel educativo (¿para qué tenemos que eliminar a los que les va mejor, para que nos vaya a todos mal?), la confusión entre igualdad e igualitarismo, el pensar que algunos medios son indispensables para alcanzar los fines y, en última instancia, la pérdida de libertad real y de pluralismo.
Anuncios

febrero 2011
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

Blog Stats

  • 344,869 hits