Libertad vivida. Jutta Burggraf

Vuelvo a leer estos días un magnífico libro de Jutta Burggraf, Libertad vivida con la fuerza de la fe. Ed. Rialp. Madrid. 2006.

Me ha impresionado la valentía y la coherencia de esta escritora a la hora de abordar, desde una perspectiva muy humana y muy divina a la vez, los miedos y los complejos por los que nos podemos dejar llevar cuando no apostamos por una existencia fundamentada en la libertad responsable.

Por si no has leído el libro, que recomiendo vivamente, te copio un extracto del capítulo VIII, titulado Saltar los muros:

Una única persona que se abandona plenamente en Dios tiene más poder que todo un ejército. No es que entienda todo lo que le pasa en el camino, pero confía en la bondad y la sabiduría divinas. De este modo, puede afirmar, en los días de lluvia, lo mismo que dijeron algunos judíos durante la persecución nazi: “Creo en el sol, aunque no brille; creo en el amor, aunque no lo sienta; creo en Dios, aunque Él se calle”. (Inscripción encontrada en una bodega donde los judíos se escondían de los nazis, en J. BOWKER, Religioni del mondo, Milano 1998, p.113.)

A pesar de ello, tememos a veces estar en minoría, como si nuestra fe sólo tuviera fuerza cuando la confiesan millones de creyentes. Sin embargo, la cercanía de Cristo quita dudas y miedos; al mismo tiempo, nos hace experimentar “la alegría de la propia insignificancia”. en este mundo y un gran optimismo, que es fruto del amor desinteresado y permite movilizar nuestras energías hacia el bien.

El obispo vietnamita Nguyen van Thuan ha expresado este estado de ánimo en un bello poema, escrito durante sus largos años de prisión:

Soy feliz aquí, en esta celda

donde crecen hongos blancos

sobre mi estera de paja enmohecida,

porque Tú estás conmigo,

porque Tú quieres que viva contigo.

He hablado mucho en mi vida.

Ahora ya no hablo.

Es tu turno, Jesús, de hablarme.

Te escucho: ¿qué me has susurrado?

¿Es un sueño?

Tú no me hablas del pasado,

del presente;

no me hablas de mis sufrimientos,

angustias…

Tú me hablas de tus proyectos,

de mi misión.

Entonces canto tu misericordia,

en la oscuridad, en mi fragilidad,

en mi anonadamiento.

Acepto mi cruz

y la planto, con las dos manos,

en mi corazón.

Si me permitieras elegir, no cambiaría.

¡Porque Tú estás conmigo!

Ya no tengo miedo: he comprendido. te sigo en tu pasión

y en tu Resurrección!

 

Anuncios

1 Response to “Libertad vivida. Jutta Burggraf”



  1. 1 ¿como convencer? « comunicarbien Trackback en 11 septiembre 2011 en 9:57 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Blog Stats

  • 347,715 hits

A %d blogueros les gusta esto: