Película Ágora, de Amenábar

Artículo de Jesús Trillo Figueroa, abogado del estado/ www.larazon.es /

martes 6 de octubre de 2009

El cine es un maravilloso medio para contar la Historia, pero tiene sus limitaciones: a veces, las ambiciones excesivas pasan factura. Los realizadores de «El Código da Vinci» pretendieron convertir a Magdalena en diosa y se pasaron. Amenábar pretende, nada más y nada menos, contar una historia a partir de la cual «el mundo cambió para siempre». Y se ha vuelto a pasar cuatro pueblos más. La película tiene tantos mensajes ideológicos que es imposible meterlos en dos horas y, al mismo tiempo, mantener un ritmo entretenido, interesante y espectacular.

El cine requiere medir las secuencias, los silencios, los tránsitos y, sobre todo, un guión que mantenga la atención del espectador. Es una pena, porque la película contaba con todos los mimbres: un gran director, una generosa producción, una preciosa actriz, un maravilloso decorado y una perfecta ambientación. Pero lo que pretenden es inyectar en una pastilla los siguientes mensajes: primero, que las religiones generan odio y violencia. Segundo, que el cristianismo es la más talibán de todas y la que empezó.

Tercero, que existen dos mundos, por una parte, el de la filosofía y la ciencia, contrapuesto e incompatible con el de la religión. Cuarto, que el cristianismo al principio fue misericordioso, pero la jerarquía eclesiástica y la Iglesia son por definición intolerantes y fundamentalistas. Y, sobre todo, hay dos mensajes más que son especialmente queridos por la película y por toda la explosión de libros y propaganda que estos días se vienen haciendo: el cristianismo es la causa de la caída del Imperio Romano y de la desaparición de la sabiduría grecolatina. Además, es el culpable de la subordinación y dominación de la mujer por parte del hombre. En fin, Alejandría e Hipatia son el símbolo de una civilización grecorromana basada en la filosofía, la ciencia y la libertad, hasta que llegó el cristianismo y comenzó la oscura Edad Media.

Demasiado para una sola película. Y la cosa continúa porque, según declara el director, «es increíble cómo se parece a la situación actual».

¿Es casualidad que desde julio hasta el estreno de la película se hayan publicado más de cuatro biografías sobre Hipatia, paradigma de las cuales es la de Clelia Martínez Maza, financiada por la Dirección General de Ciencia y Tecnología? Más de 10 novelas, ejemplo de las cuales es la escrita por el hermano de Carmen Calvo, ex ministra de Cultura, además de multitud de estudios de historia sobre la época. Y todo ello con el mismo mensaje. Que todo salga al mismo tiempo no puede ser casualidad. Una vez más, nos encontramos con un ataque ideológico perfectamente orquestado, del cual, por cierto,

Amenábar suele ser pistoletazo de salida, como lo fue en el caso de «Mar adentro» con la eutanasia.

Ahora la cosa va directamente contra la religión y particularmente contra el cristianismo. Lo malo de la trama que cuenta la película es que es mentira desde el principio hasta el final. Forma parte de la estrategia de reescribir la Historia a la que es tan aficionada nuestra izquierda. Hipatia no fue asesinada siendo una joven tan hermosa como Rachel Weisz, de 38 años, sino que murió en el año 415 y tenía 61. No fue famosa por sus dotes de astronomía por más que en la película se empeñen terca y cansadamente, atribuyéndole haberse adelantado a Kepler más de mil años; sino porque era una «divina filósofa» platónica, en palabras del obispo cristiano Sinesio de Cirene –única fuente coetánea que se conserva sobre ella–, a la que llama en sus cartas «madre, hermana, maestra, benefactora mía». El citado obispo, a quien en la película se le hace traidor y cómplice en el asesinato de la filósofa, murió dos años antes que ella, así que es imposible que tuviera nada que ver con su muerte. Ella fue virgen hasta el final, pero no vivió la castidad como ha dicho la protagonista, que se ha declarado feminista radical, «para ser igual que un hombre y poder ejercer una profesión con plena dedicación». Lo hizo porque, coherente con su filosofía, ejercía la Sofrosine, es decir el dominio de uno mismo a través de las virtudes entendidas como el control de los instintos y las pasiones.

Hipatia nunca fue directora de la Biblioteca de Alejandría, ni ésta fue destruida por los talibanes cristianos. La biblioteca fue incendiada por Julio César, saqueada junto con el resto de la ciudad por Aureliano en el año 273, y rematada por Diocleciano en 297. Es verdad que en el año 391 fue destruido lo que quedaba del  templo del Serapeo después de la destrucción por los judíos en tiempos de Trajano, y también el repaso que le pegó Diocleciano, quien, para conmemorar la hazaña, puso allí su gran columna, razón por la cual los cristianos lo destruyeron, ya que él era el símbolo de las persecuciones que sufrieron durante trescientos años. Pero lo que allí quedaba de la biblioteca era tanto como lo que restaba en otros sitios. El paganismo siguió existiendo en Alejandría hasta que llegaron los árabes. Y el neoplatonismo siguió floreciendo, hasta que lo recuperó el renacimiento cristiano. Por cierto, que yo sepa, su más brillante exponente se llamaba San Agustín, coetáneo de Hipatia.

Anuncios

9 Responses to “Película Ágora, de Amenábar”


  1. 1 caliban66 26 octubre 2009 en 4:45 pm

    Estimado señor:
    En mi opinión realiza usted una interpretación muy sesgada de una película con muchos matices. Me temo que usted no había visto la película cuando escribió el artículo, o no le prestó suficiente atención. Paso a comentar los puntos uno por uno:
    1) En efecto, Hipatia fue asesinada mucho mayor que en la película. En el cine existen este tipo de “economías” narrativas por cuestión de metraje o por otras licencias cinematográficas. También existe la licencia de mostrarla lapidada, cuando en realidad fue despellejada viva por los cristianos.
    2) Le paso algunas citas de autores nombrados por usted:
    “…es un tubo cilíndrico con la forma y dimensiones de una flauta, que en línea recta lleva unas incisiones para determinar el peso de los líquidos. Por uno de los extremos lo cierra un cono, adaptado en posición idéntica, de manera que sea común la base de ambos, la del cono y la del tubo. Cuando se sumerge en el líquido ese tubo, que es como una flauta, se mantendrá recto, y es posible contar las incisiones, que son las que dan a conocer el peso.”
    Sinesio de Cirene, Carta 15, a Hipatia.63

    “Había una mujer en Alejandría que se llamaba Hipatia, hija del filósofo Teón, que logró tales alcances en literatura y ciencia, que sobrepasó en mucho a todos los filósofos de su propio tiempo. Habiendo sucedido a la escuela de Platón y Plotino, explicaba los principios de la filosofía a sus oyentes, muchos de los cuales venían de lejos para recibir su instrucción.”
    Sócrates Escolástico.10

    Por otro lado, en la misma película se explica que Hipatia no se adelanta a Keppler. Eso ya lo hizo Aristarco de Samos en el siglo III a.d.C., quien es directamente citado en la película, como “un sabio del pasado”. Ya ve.
    3) No lo discuto. Pero de nuevo, una simple licencia. Hipatia fue asesinada, según Sócrates Escolástico, por instigación de Cirilo, ahora San Cirilo. Eso no parece negarlo ni usted mismo.
    4) Sobre su propia interpretación sobre la motivación de Hipatia, así como la interpretación que de un hecho histórico hagan el director y los actores, no tengo nada que objetar.
    5) y 6) La destrucción del serapeo es precisamente lo que muestra la película. También se dice que el serapeo ejercía una labor de conservación de lo poco que quedaba de la sabiduría del pasado. La Biblioteca de Alejandría creo que ni siquiera llega a mencionarse.
    Además, en la película no se muestra que los cristianos sean los únicos malos. La escena de la destrucción del serapeo comienza con un sangriento ataque de represalia, a traición, de los paganos del serapeo a los cristianos, que están profanando las estatuas de los antiguos dioses en el ágora. Es precisamente la instrumentalización que la religión, cualquiera que sea, hace de la violencia, el objeto de crítica de la película.
    Lo que sí muestra es cómo Cirilo utiliza sus influencias y los textos sagrados en su propio beneficio, eliminando rivales políticos, como Hipatia. Es una lástima que no se discuta la beatificación de Fray Leopoldo de Alpandeire porque se mordiera el dedo tras ser enterrado vivo, y no se discuta la santidad de Cirilo.

    6) En la película no se dice lo contrario. Y, en efecto, el platonismo y la filosofía aristotélica fue conservada también por los musulmanes. El mismo Avicena fue muy influyente como transmisor de la obra de Aristóteles a la Europa medieval. Hubo un tiempo en el que el Islam era el refugio de la ciencia y la sabiduría del pasado, mientras en Europa se obligaba a Galileo a retractarse de afirmar que era la tierra la que giraba alrededor del sol, o Miguel Servet ardía en la hoguera por describir la doble circulación de la sangre.

    La película muestra, en mi opinión, el extremo al que la manipulación de los poderes religiosos y civiles puede realizar sobre el pueblo, y de cómo la violencia es generada y utilizada por esos pocos en su propio beneficio.
    Por cierto, Galileo fue rehabilitado por la Iglesia Católica hace algunos años, en el siglo XX. Sólo habían pasado quinientos años desde que le obligaron a retractarse, bajo pena de muerte.
    Durante mucho tiempo, la Iglesia Católica se opuso al conocimiento libre y a la Ciencia, y eso es un hecho. Aunque eso ya no es así, la película muestra una época en la que sí lo era.
    Por cierto, le recomiendo algunas lecturas sobre la caída del Imperio Romano: Amiano Marcelino, por ejemplo, y, cómo no, Edward Gibbon.

  2. 2 juanjomolina 26 octubre 2009 en 7:44 pm

    Estimado señor que se ha dignado a realizar un comentario tan extenso en el café de redacción: Me temo tener que decirle que no soy yo el que firma el artículo sobre la película a la que usted se refiere y publicado en este blog. Por lo demás, muchas gracias por su visita. Atentamente, el administrador del blog.

  3. 3 caliban66 27 octubre 2009 en 3:19 pm

    En tal caso les recomiendo que vean la pelicula por ustedes mismos. Parece que el autor del artículo lo ha elaborado a partir del tráiler y de las inexactas sinopsis que se han visto en algunos programas de cine.
    Por cierto, tras su respuesta, busqué el artículo original, al que no se le pueden hacer comentarios en internet. El autor había escrito una segunda parte sobre Cirilo. Pues bien, en ella vuelve a quejarse de que la película sugiere que antes del cristianismo, la mujer era libre.
    Pero en una escena en la que Teón está cenando en su casa con un amigo, éste le propone que case a su hija, y Teón le responde que no lo hará, porque eso sometería a Hipatia a su marido. Es decir, en la película queda claro que Hipatia es excepción en su época, en todos los sentidos, tanto intelectual como socialmente, y que en el mundo pagano, el matrimonio también subyuga la esposa al marido. El director ha sido muy cuidadoso con estos detalles.

  4. 4 juanjomolina 27 octubre 2009 en 5:26 pm

    estimado señor caliban66: veo que no se identifica, cosa que a mí personalmente, no me gusta demasiado… Pero en fin, tan sólo le diré que llevo bastante mal a los “tolerantes” que no toleran a la Iglesia católica. El concepto de respeto a las creencias ajenas para mí es lo suficientemente importante como para que desde los medios de comunicación (y el cine es uno de ellos) se utilicen para vilipendiar las creencias de los que no piensan como nosotros. Gracias por su nuevo comentario en el café de redacción.

  5. 5 caliban66 28 octubre 2009 en 7:33 am

    Estimado Juanjo:
    Lamento que piense que oculto mi identidad. Seguramente usted puede ver la dirección de correo electrónico que se cumplimenta en el formulario de comentarios. Esa timorata dirección revela la información que usted precisa. Por lo demás, al no conocernos, mi nombre le aporta tanto como mi nick, con el cual escribo en muchos otros foros, siendo éste bastante más representativo en la red que mi propio nombre.
    Nada más lejos de mi intención que parecer intolerante con la Iglesia Católica, de la que usted parece considerarme excluido. ¿Sugiere usted esto por mis referencias a otros hechos históricos en la primera respuesta? Estoy seguro de que si repasa cuidadosamente mi texto, no encontrará ninguna ofensa a la comunidad católica. Personalmente, los “cristianos” a los que me refiero dentro de la película no los identifico con los cristianos católicos actuales.
    Si escribí las respuestas anteriores fue con la intención de corregir un artículo que hablaba de una película de manera inexacta y prejuiciosa. Todo lo que he escrito puede corroborarse viendo la película, pues hago referencias a escenas concretas.
    No obstante, y disculpe mi error, he apreciado que éste no es un blog especialmente dedicado al cine.
    He leído algunos temas, no obstante. Si no le parece oportuno que responda a más, sólo tiene que teclear las palabras mágicas: “caliban66, vete y no vuelvas”.
    Un saludo.

  6. 6 juanjomolina 28 octubre 2009 en 7:59 am

    Gracias por su rápida respuesta y por su aclaración, Sr. caliban66: agradezco su interés en comentar en este blog y aquí siempre tendrá las puertas abiertas a sus comentarios y aclaraciones. Discúlpeme por el tono de mi anterior comentario. Soy de lo que opinan que la historia nos ha demostrado en más de una ocasión que somos más humanos cuando sabemos contar con la opinión de los que no piensan como nosotros. Así pues, reitero mi agradecimiento por visitar el Café de redacción y por sus comentarios que seguro sirven para que cada persona forme un criterio sobre los temas aquí anunciados. Un saludo y espero verle más a menudo por aquí.

  7. 7 Burgui 9 noviembre 2010 en 10:54 pm

    Estimado Juanjo Molina, soy estudiante de primer de batchillerato humanístico en Barcelona y me gustaría hacer un par de incisos.
    Puedo asegurar haber visto la película entera y ATENTAMENTE, por lo que me sobran razones para sacar varias conclusiones: en primer lugar, observe la realidad lo menos distorsionada que pueda dentro de sus posibilidades y entienda que no es una crítica contra el cristianismo y contra usted. La película, de la cual se personalmente que Amenábar se ha informado muchísimo(no como usted con el debido respeto) antes de empezar a grabarla (leyendo las mejores tesis sobre Hipatia, la Alejandría de la época, etcétera) nos muestra un mundo en que toda religión tiene sus partidarios extremistas que hacen demagogia en beneficio propio, perdiendo la razón y la ética moral; tales serian como los cristianos, los judíos y los “paganos” (aunque no me guste esta palabra). Así pues, una sociedad, como en toda la historia, dividida en clases (como proponía Karl Marx), se revuelta contra los opresores, en éste caso los patricios (se ve claramente que Hipatia, a pesar de mostrarle afecto a Davo, ser una gran filósofa y astrónoma, lo margina/desprecia por ser esclavo: “pelearse es solo cosa de esclavos” o “siempre estorbas”). No es de extrañar que se una a la revuelta de unas clases sociales, tales como la plebs y los esclavos a la qual pertenece, que reivindican sus derechos, pero, el problema entra cuando las partes extremistas de las religiones, que sintiéndolo mucho habían antes y hay ahora, alimentan su opinión de ignorancia, violencia y manipulaciones del comportamiento ético. (Davo, aún siendo liberto, le pregunta a otro cristiano: ” Tu crees siempre en Dios?” como diciendo: está bien realmente lo que estamos haciendo? No hemos cruzado la raya? Hace falta tanta violencia para reivindicar lo que deseamos?, y él le responde: “a todas horas, es que tu no?” (o algo similar) mostrándonos el tan alto grado de ignorancia y poca crítica personal, después diciéndole que solo Dios puede perdonar como hizo él…

    Amenábar en éste aspecto a recreado muy bien la época y se ha nutrido antes de hacerlo. Además, me gustaría decir que Hipatia como usted afirma, no era la directora de la Biblioteca, sino su padre. Ella, siendo una excepción en la época gracias al apoyo de su padre, puede dedicarse a la docencia sin tener que conrtaer matrimonio, principio básico para la mujer de la época, y así dedicarse a la filosofia y las ciencias siendo atea, poniendo una actitud crítica siempre ante lo que tiene delante, cosa que no hace la gente que la inducen a una religión u otra.

    Por estas razones apoyo la informada y objetiva opinión de Cabilan66 y espero que usted intente abrir un poco la mente y antes de decir o comentar algo no caiga en la cruda ignorancia.

    Éste es mi punto de vista desde mi humildad, aunque solo tenga 16 años.

    Un saludo a todos.

  8. 8 Burgui 9 noviembre 2010 en 10:56 pm

    Perdonen si hay faltas de ortografía, lo he escrito con prisas, aunque no haya excusas.

  9. 9 juanjomolina 11 noviembre 2010 en 7:36 am

    Estimado Burgui:
    Muchas gracias por tu comentario. Aunque parezca lo contrario este blog está abierto a todas las opiniones, siempre que se guarden las formas y se expresen las opiniones como lo has hecho tú: con firmeza, pero también abriendo la puerta a otras opiniones.
    Me ha gustado mucho su explicación. Muchas gracias otra vez y bienvenido al Café de Redacción.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Blog Stats

  • 347,550 hits

A %d blogueros les gusta esto: