Carta abierta de un profesor del Colegio Altair

Publico una carta que ha escrito Fidel Villegas, profesor del Colegio Altair, de Sevilla, y que ha publicado hoy El Correo de Andalucía. He subrayado los párrafos de la carta que me parecen más significativos.

Para el que no esté al tanto, la Junta de Andalucía ha vuelto a amenazar a los colegios de educación diferenciada en Andalucía (dos colegios de las Hermanas de la Cruz, fundados por Santa Ángela de la Cruz, que tanta veneración, respeto y cariño se le tiene en la ciudad de Sevilla,  y a varios colegios del Opus Dei) con retirarles el concierto si no se hacen mixtos. Una imposición en toda regla.

Las familias que tienen el privilegio de poder matricular a sus hijos en colegios privados no van a tener ningún problema en ejercer su libertad de elección de centro. Pero las familias menos pudientes, se les impone por decretazo un modelo de enseñanza.

Familias que pagan impuestos y a las que no se les regala nada. Lógicamente, los padres se están movilizando y defenderán con uñas y dientes una libertad que les pertenece.

Estos colegios llevan muchas décadas funcionando, y la demanda de los padres por matricular a sus hijas e hijos en estos colegios no para de crecer. Te dejo con la carta.

Sr. Director:

He desarrollado mi vida profesional, más de 30 años, dando clases en Altair. Miles de alumnos, innumerables horas de clases, de tutorías, de conversaciones con padres y alumnos. He participado y participo, como tantos compañeros, en proyectos de innovación pedagógica. He puesto en marcha iniciativas educativas y culturales que se han mostrado eficaces. Y Altair no es un colegio de élite ni un negocio. Es muy probable –eso lo dirán a ciencia cierta los interesados- que sin este centro educativo muchos ciudadanos hubieran tenido más difícil una integración adecuada en la vida social y profesional. Y a la vista está que la demanda de plazas no deja de crecer.

Quien quiera repasar sin prejuicios el estilo educativo de Altair encontrará su imagen verdadera y se planteará cuál es el lugar que le corresponde en la historia de la educación en Sevilla durante los últimos cincuenta años.

Un magnífico elenco de profesores; bastantes de ellos continuaron su vida profesional en el antiguo ICE y posteriormente en diversas facultades y gabinetes profesionales vinculados a la enseñanza y la orientación pedagógica. Otros profesores han llevado a cabo un importante trabajo en el desarrollo de sindicatos de trabajadores de la enseñanza. El ideario de Altair anticipó –y esto es historia– el desarrollo actual de los conceptos de enseñanza personalizada, de orientación familiar y de escuela de padres. En Altair se comenzó la historia de las escuelas deportivas en Sevilla. Y quien indagara con interés en la realidad ciudadana, a pie de calle, encontrará antiguos alumnos por todas partes y en todas las profesiones. Y todos ellos han oído durante años, por ejemplo, que el ejercicio de la profesión es honestidad y espíritu de servicio.

No puedo tolerar, por tanto, sin protesta, las últimas disposiciones de la Consejería de Educación que se refieren a los centros con educación diferenciada, a los que se pretende imponer un cambio en sus modelos educativos. Ni mucho menos puedo aceptar las afirmaciones falsas y en ocasiones abiertamente calumniadoras que hacen algunas autoridades educativas y algunos medios de comunicación.

De ninguna manera puedo admitir que haya políticos que afirmen que en mi trabajo haya segregado a nadie. He compartido un modelo educativo, el de la enseñanza diferenciada, que es perfectamente válido, que funciona, que forma adecuadamente a los estudiantes. Es un acto de vulgar demagogia emplear el término “segregación”, sin querer siquiera debatir desde los criterios de las ciencias educativas y sociales el modelo diferenciado. Lamento decirlo, pero demagogias de este estilo pueden acabar –han acabado de hecho en los totalitarismos del siglo XX– en acusaciones de ser “elementos sociales potencialmente peligrosos” y “enemigos del pueblo”.

Durante los últimos meses he oído y leído argumentos penosos. ¿Cómo voy a aceptar que una autoridad educativa afirme que mis alumnos sean más proclives a la violencia de género por estar estudiando en Altair o en cualquier centro diferenciado? Me ha insultado gravemente. Esos mismos alumnos se han sentido ofendidos y maltratados. Y se han tenido que quejar cuando han oído a quienes se consideran expertos decir que sus padres tienen una mentalidad retrógrada o que si quieren una educación elitista para ellos que la paguen de su bolsillo, como si fueran ricos o no pagaran sus impuestos.

Es una injusticia que se pongan dificultades a estos centros para que sigan trabajando de acuerdo con sus proyectos, que no son ni discriminatorios ni impositivos. La calidad de un centro educativo no se consigue con decretos ni con disposiciones ni con burocracia ni con ideologías. La calidad se consigue con la profesionalidad contrastada de muchos años de esfuerzo. La imposición de modelos educativos es un mal servicio a la sociedad democrática.

Fidel Villegas Gutiérrez.

Y, ahora, para que no te olvides, te dejo con Jarcha y su canto a la libertad. Porque de eso se trata. Que nos dejen trabajar en paz.

Anuncios

1 Response to “Carta abierta de un profesor del Colegio Altair”


  1. 1 jose manuel muñoz jurado 9 noviembre 2009 en 7:22 pm

    Me gusta la educación del centro altair yo como alumno digo que es buena ese tipo de educación.
    No es violencia de género meter a sus hijos en altair si no los padres no meterían a sus hijos en el centro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Blog Stats

  • 342,736 hits

A %d blogueros les gusta esto: