Nocturno, de Santiago Herraiz.

Estoy seguro de que Nano tenía el don. Era el año 1984. Tercero de EGB. Colegio El Prado. Mirasierra. Madrid. Un sol espléndido de primavera entraba por las ventanas. Un jardinero trabajaba con su máquina corta-césped muy cerca del aula y el olor a hierba recién cortada inundaba la clase. Nano era uno de mis mejores amigos. ¿Dónde estará ahora? ¿Qué será de él?…

El profesor nos ponía de vez en cuando algunas piezas de música clásica y muchos de los chavales de mi clase optaban por pasar del tema. Algunos se hacían los dormidos, otros ponían cara de éxtasis consiguiendo la risa de los que estaban a su lado,… pero Nano cerraba los ojos, se olvidaba del mundo y sonreía mientras escuchaba la melodía. Me dí cuenta. Creo que sólo fue un instante. Es de esas cosas que están guardadas en el baúl de la memoria y que hoy, al terminar de leer esta novela de Santiago Herraiz, “Nocturno”, ha aflorado con una nitidez extraordinaria.

Llegó la hora del recreo y le dije a Nano: “Oye, no me digas que te ha gustado el bodrio que nos ha puesto hoy el profe. Te he pillado”…

-“Me encanta la música clásica”, dijo Nano. “La clave está en olvidarte de lo que tienes alrededor. Meterte en la melodía. Entonces llegas a comprender lo alucinante que es la música clásica”.

Me quedé de piedra. Le dije que me enseñara. Quería meterme en las melodías. Y algo me enseñó. Creo que no tengo el don, como él, pero las veces que intenté seguir el consejo de Nano disfruté de lo lindo con la música.

Esto es lo que me ha venido a la cabeza al terminar de leer “Nocturno”, de Santiago Herráiz. Una novela que te recomiendo. Aquí solo te dejo un fragmento de la novela. Es el momento en el que Renzo, el protagonista de la historia, habla con Samuel, un pobre viejo que toca su violín en un callejón del centro de Madrid:

“-Usted es un genio.

Samuel casi se atraganta de la carcajada, que resonó estruendosa en el callejón. Por fin, logró tranquilizarse y me habló en un siseo apenas perceptible.

-Mira, Renzo, tienes madera. Lo sé, lo supe desde el primer día que te vi. Cuando escuchas música, tu mirada habla por ti aunque te esfuerces por ocultarlo. En eso consiste el don: algo muy oculto, en una profundidad del hombre donde jamás llegarán los médicos, en un abismo oscuro… Sí, allí se encuentra el don. Tú lo tienes y pude comprobarlo esta mañana ante la televisión del bar. Estaba rodeado de gente como yo, bebiendo y bebiendo, ajenos a lo que sucedía en la televisión. Nadie reparó en tu intervención, no tienen el don. Pero yo te escuché detenidamente y pensé: pobre chico. Le aguarda una vida cruel… ¿Sabes que se experimenta cuando nadie, ni tu madre, ni tu mujer, nadie te entiende? Ves tan claras las cosas que el mundo te parece estúpido al no querer compartirlas. Es más amable desaparecer entre la multitud, la verdad, por eso he de decirte que deseé ardientemente que cambiaras de camino…, parecen más felices los que no lo recorren, e incluso a veces he llegado a dudar si yo mismo me estaré equivocando. Pero el don es más fuerte que el engaño. Resiste, como una fortaleza inexpugnable. Los portadores del verdadero arte saben que el camino es único, sólo en él encuentran sosiego.

-¿Qué significa eso, samuel?-pregunté, cada vez más inquieto.

-¿El qué?

-El sosiego…

Rió sin empacho, observándome con un aire que advertí paternal, por primera vez. Cuando logró calmarse, noté que le costaba encontrar las palabras exactas para responderme.

-El sosiego, sí. Se produce cuando logras que el mundo, esa pocilga que ves a tu alrededor, se detenga lo suficiente como para advertir que hay una clave que lo hace comprensible, incluso bello. Lo que al principio te parecía una letrina sin papel higiénico resulta que no lo es, y tiene un lugar para ti, sí, eso es, un lugar y una misión, y te sientes portador del verdadero idioma para descifrarlo. Creo que esa impresión se aproxima un poco a la definición de sosiego.

Observé a Samuel en silencio, sin estar completamente persuadido de entender sus palabras. No obstante, permanecí a la espera. Con Samuel, el tiempo se detenía, se detenía el mundo y él parecía observarlo y hacerlo girar en la palma de su mano.

-Entonces- prosiguió, tras unos segundos-, se produce un extraño fenómeno: entiendes que todavía hay algo por lo que vale la pena luchar, y que se encuentra al alcance de tu mano. El dolor se mitiga, incluso parece reducirse hasta casi desaparecer, porque tienes la paz suficiente para escribir su música sin sentir su veneno.

-¿Y usted lo ha conseguido, eso que dice?- pregunté, cambiando de postura. Se me había dormido la pierna, y me hacía cosquillas por debajo de la rodilla.

-Pocas veces, pequeño Renzo, pocas veces. Sólo se alcanza cuando se ama, y yo he amado mucho pero durante poco tiempo. Esa es la tragedia de mi vida, y espero que no sea la tuya. La música me ha dado la fuerza necesaria para no autodestruirme. Tiene un poder mucho mayor de lo que piensas…

Aquí, una reseña sobre la novela.

Pincha aquí para tener más información sobre las novelas de Santiago Herráiz

Y ahora que sabes un poco de la novela, quizá te apetezca cerrar los ojos y meterte en el Nocturno de Chopin. Aquí lo tienes:

Anuncios

2 Responses to “Nocturno, de Santiago Herraiz.”


  1. 1 Santiago Herraiz 4 noviembre 2008 en 9:43 pm

    Pues, la verdad, muy emocionado al leer como esta novela puede provocarte esos recuerdos. Yo también los tengo, intensos. Y me enorgullece que haya gente que pueda aproximarse más a la música, y disfrutar de un buen “nocturno”, como yo lo he hecho tantas veces con la piel de gallina. Gracias por tu entusiasmo, y un abrazo
    Santiago Herraiz

  2. 2 juanjomolina 5 noviembre 2008 en 7:39 am

    Joé, Santi!!!! Gracias por visitar el Café de Redacción. Un abrazo y espero que podamos volver a vernos pronto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Blog Stats

  • 344,925 hits

A %d blogueros les gusta esto: