Cosmética progre: El universo Matrix de Zapatero

Artículo escrito por Juan Manuel de Prada, en el Diario ABC. 12/08/2008.

El dominio de la propaganda cosmética que exhibe el Gobierno de Zapatero alcanza extremos de virtuosismo.

Naturalmente, tal dominio se fundamenta en la existencia de una población abducida por los clichés retóricos de la izquierda: humanitarismo puramente emotivo, «extensiones de la democracia» (esto es, democracia con postizos de peluquería), etcétera.
Ya hemos escrito en muchas ocasiones que, mientras la derecha no logre quebrar esa suerte de encantamiento o hechizo que hemos denominado el Matrix progre, cualquier intento por desbancar a la izquierda del poder será estéril; y, aunque se lograra desbancarla, será de forma efímera, pues mientras la derecha no logre desmontar los embelecos del Matrix progre, mientras no se apreste a librar en toda regla y en todos los frentes una batalla de las ideas tendrá que resignarse a sobrevivir en el territorio que la izquierda le asigne, y según las reglas de juego que la izquierda previamente determine.
Entretanto, y mientras los españoles permanecen atrapados en el embeleco, la izquierda actúa como si estuviese investida de una suerte de impunidad moral, trasladando sobre su adversario político una suerte de «culpa ontológica» o conciencia de pecado original. Pruebas de esta suerte de impunidad moral con que la izquierda se desempeña, y del correlativo complejito de culpa que atenaza a la derecha se nos ofrecen diariamente. Ahí tenemos, por ejemplo, a la izquierda amagando con una ley de plazos para el aborto (algo que la jurisprudencia constitucional considera inadmisible), mientras la derecha se limita a escaquearse, calificando remolonamente el amago de «maniobra de distracción»; cuando, por supuesto, se trata de algo mucho más alevoso. Y es que, en el fondo, la derecha ha aceptado fatalmente que lo que la izquierda dictamina es lo que impone el curso de los tiempos; y que, contra el curso de los tiempos, nada puede hacerse, sino dejarse llevar.
Cómodamente instalada en esa suerte de impunidad moral, con una derecha resignada a sobrevivir en los arrabales del Matrix progre, la izquierda puede permitirse operaciones cosméticas tan burdas como la que ahora acaba de lanzar, anunciando que los inmigrantes podrán votar y presentarse como candidatos en las próximas elecciones municipales. El Matrix progre ha aplaudido esta operación burda de propaganda; pero lo cierto es que los extranjeros, mediando criterios de reciprocidad, pueden ser titulares del derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales al menos desde que la Constitución está vigente, según se recoge de forma literal en su artículo 13. El Gobierno de Zapatero no ha hecho, pues, sino acogerse a una fórmula legal establecida; pero su dominio virtuoso de la propaganda cosmética ha logrado presentar tal iniciativa como una medida de «extensión de la democracia», para arrobo de los abducidos por el Matrix progre y desconcierto de esa derecha abotargada que no hace sino correr, cual gozquecillo sin amo, en pos de los huesos que la izquierda le arroja.
Una operación tan burda de propaganda cosmética se lanza, además, mientras el Gobierno de Zapatero fomenta la repatriación por los métodos más expeditivos de los inmigrantes que antes atrajo con golosinas que la crisis ha hecho indigestas y aprueba directivas europeas que permiten tratarlos como leprosos recluidos en un lazareto. También mientras cada día mueren ahogados ante las playas españolas inmigrantes de los que nadie se preocupa. Pero la izquierda puede permitirse estos lujos; a fin de cuentas, sabe que en el Matrix progre la realidad no cuenta; o puede maquillarse con embelecos. Y así, a los inmigrantes muertos, que es la realidad cruda, se les tapa con la milonga cosmética del voto para inmigrantes; y el humanitarismo puramente emotivo de los españoles queda satisfecho, pues a fin de cuentas son pobre gente abducida, esto es, ciudadanía que mata su mala conciencia abrazándose a la democracia con postizos de peluquería que le vende Zapatero.
Anuncios

2 Responses to “Cosmética progre: El universo Matrix de Zapatero”


  1. 1 Todoerabueno 14 julio 2008 en 2:23 pm

    ¿La derecha? No entiendo. ¿Te refieres al centro reformista independiente? 🙂

  2. 2 Juanan 14 julio 2008 en 10:04 pm

    Cierto. La palabra “derecha” ha dejado de tener en españa más significado que el meramente cardinal.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




julio 2008
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Blog Stats

  • 347,715 hits

A %d blogueros les gusta esto: