“Los niños que son constantemente alabados, a menudo se convierten en adultos susceptibles que tienen dificultades en su trabajo o en su vida personal debido a sus reacciones negativas”, escribe la psicóloga clínica Patricia Dalton en un artículo publicado por The Washington Post (10-09-07).